Salamanca: la ciudad ideal para aprender español

Salamanca es una ciudad ideal tanto para aquellos que desean adentrarse en la historia y conectar con la naturaleza. Sus amplias dehesas de encinas, sus extensos campos de cereales y las espectaculares Arribes del Duero son sólo algunas de las razones para visitar la provincia. Pero además de la belleza de sus paisajes, Salamanca cuenta con un casco histórico capaz de hechizar a todo aquel que tenga la suerte de pasear por él. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Su importancia a lo largo de la historia se respira a través de su gran riqueza arquitectónica, de sus hermosos monumentos y de sus majestuosos edificios.

El corazón de Salamanca y centro de la vida social es la Plaza Mayor. Una impresionante construcción de estilo barroco, levantada entre 1729 y 1756, siguiendo el diseño del prestigioso arquitecto Alberto Churriguera. Merece la pena verla solamente por la belleza de sus ornamentos, pero también por la gran cantidad de restaurantes y terrazas que se encuentran en ella y en los que siempre es un placer sentarse, como el Café Novelty. La cafetería más antigua de Salamanca y lugar de reunión de numerosos intelectuales desde su fundación en el año 1905, como Antonio Tovar, Juan Benet, Miguel de Unamuno y Ortega y Gasset.

aprender español

La Plaza Mayor es el punto de partida ideal para ir descubriendo cada uno de los rincones de su casco antiguo. Y es que cerca de ella se encuentran la Catedral Vieja, de estilo románico, y la Catedral Nueva, de estilo gótico. Además de edificios tan interesantes como la iglesia de San Martín o la Casa de las Conchas. Y, aunque un poco más alejados del centro, tampoco hay que dejar de visitar el Puente Romano, el Convento de San Esteban, las Torres de la Clerecía, la Casa Lis y el Huerto de Calixto y Melibea.

Debido a ello, pasear por Salamanca se convierte en un verdadero lujo para todos los sentidos, sobre todo al caer el día, cuando el sol impregna con sus últimos rayos todos los edificios y hace brillar la piedra de Villamayor con la que están construidos todos los edificios y monumentos históricos de la ciudad. Una auténtica maravilla que invita al viajero a sumergirse en las tradiciones gastronómicas de la región y a probar los platos más típicos. Una cocina que combina las costumbres castellanas con las extremeñas.

Pero a todos los atractivos monumentales que pueden visitarse en la ciudad, se une el ambiente estudiantil de Salamanca, ciudad universitaria por excelencia. No en vano, Salamanca fue la primera universidad de España y es, junto con Bolonia, París y Oxford, una de las más antiguas de Europa. Fundada a comienzos del siglo XIII, se ha convertido en el verdadero icono de la ciudad. Y no sólo eso, sino que la rana que se encuentra en la fachada de la Universidad no falta en ninguna guía turística . De hecho, siempre puede verse un grupo de personas delante de la fachada dejándose la vista para encontrar este detalle ornamental ubicado sobre una de las calaveras.

También forma parte de la Universidad de Salamanca, la Universidad Pontificia, fundada a mediados del siglo XX. Un soberbio edificio en el que cada año se forman miles de estudiantes llegados de todas partes del mundo.

Pero si hay algo por lo que de verdad destaca la ciudad es por haber sido la cuna del castellano. Y es que en Salamanca nació la primera gramática de la lengua española en el siglo XV, lo que tuvo gran importancia para su posterior expansión por el mundo. Es este distintivo  como cuna del castellano lo que la ha erigido como el destino más solicitado de España para hacer cursos de español. Un auténtico referente mundial en la enseñanza del español. Es esto lo que hace que Salamanca destaque por su ambiente universitario.

Los estudiantes extranjeros que quieren aprender español eligen Salamanca por esto, pero también por su afamada universidad, por la belleza de la ciudad y por un amplia oferta de ocio. Lo que convierte la estancia en la ciudad en una experiencia única. Una ciudad dinámica que aúna perfectamente la tradición con la modernidad. Un conjunto de características que han permitido que esta provincia castellana haya ostentado títulos tan importantes como el de Capital Europea de la Cultura en el año 2002. ¿Necesitas más motivos para venir a estudiar español a Salamanca?

En Saliminter ofrecemos una gran variedad de cursos de español y programas de enseñanza con alojamiento para aquellos estudiantes que quieran venir a nuestra ciudad a aprender o a perfeccionar la lengua de Cervantes. Con la posibilidad de disfrutar de una gran variedad de actividades extraescolares para disfrutar de la propia ciudad y de los pueblos y parajes naturales que se encuentran dentro de la provincia. ¿A qué estás esperando para venir a estudiar en nuestra Escuela de Español y disfrutar de una estancia inolvidable en la ciudad?

Share

Comentarios y pings estn actualmente cerrados.

Comentarios cerrados.