6 Consejos de políglotas para aprender idiomas

Aunque no sabemos a ciencia cierta cuántos idiomas se hablan en el planeta, parece que son alrededor de 6.500 diferentes. Hasta no hace mucho, la mayoría de las personas se conformaba con hablar la lengua materna con la que se comunicaban con su entorno, pero actualmente cada vez son más los que hablan dos idiomas y no es raro encontrar personas que incluso hablan tres. Pero además, hay personas que dedican su vida a los idiomas y trabajan como traductores o profesores, y que son capaces de cambiar de un idioma a otro con gran facilidad.

Aunque lo realmente sorprendente es encontrar a personas que hablen más de tres idiomas. Hay personas que aseguran que dominan 50 idiomas, pero ¿es esto posible? ¿Cuántos idiomas cómo máximo puede aprender una persona? La mayor parte de los políglotas afirman que la cifra es de entre 20 y 30. Lo que no deja de resultar sorprendente.

Es obvio que no todos disponemos de tiempo, ni tenemos la necesidad de llegar a tanto, pero los consejos que los políglotas nos dan para aprender idiomas pueden resultarnos de mucha utilidad para aprender bien los idiomas que necesitamos y multiplicar nuestras posibilidades de optar a mejores oportunidades laborales, además de ayudarnos a crecer personalmente.

aprender idiomas

1. Ten claro tu objetivo

Richard Simcott es considerado uno de los mayores políglotas que existen actualmente. Habla alrededor de 20 idiomas con fluidez. lo que resulta todavía más sorprendente si pensamos que no hay llegado a los 30 años. Opina que una de las claves para aprender un idioma es querer hacerlo. Para ello, se pueden ter motivaciones relacionadas con el trabajo, los viajes, la familia, los amigos o el amor. Hay que tener en cuenta que para aprenderlo bien, hay que estudiarlo a diario y eso requiere de mucha motivación.

2. Sumérgete de lleno en el idioma que estás aprendiendo

Ioannis Ilkonomou opina que la mejor forma de aprender un idioma es sumergirse de lleno en ella y vivir nuestra vida en esa lengua, enamorándonos de su cultura, su historia, su gastronomía, su cine y su música. Ioannis habla nada menos que 32 idiomas, 15 de ellos a nivel bilingüe. Afirma que cuando quiere aprender un idioma, lo lleva al extremo e intenta pensar en ese idioma, escribirlo y hablarlo a todas horas.  Ya sea redactando un email, hablando con él mismo, oyendo la radio o escuchando música.

3. Aprender a memorizar

Heinrich Schlienmann fue uno de los arqueológos más importantes de la historia por haber descubierto las ruinas de Troya. Pero además, fue uno de los primeros hiperpolíglotas, en una época en la que era mucho más complicado. Con sólo 33 años, dominaba 15 idiomas. En sus memorias explica que los aprendió leyendo mucho en voz alta, haciendo traducciones, haciendo redacciones y corrigiéndolas con la ayuda de un profesor. Después se las aprendía de memoria y las recitaba en clase.

Aunque actualmente sabemos que la repetición no es el mejor método de aprendizaje, no quiere decir que la memoria no sea fundamental para aprender idiomas. Conocer el vocabulario es el primer paso. Una vez que sabemos 1.000 palabras de un idioma, podemos comunicarnos sin mucha dificultad con un nativo. Y si no tenemos con quien practicar, siempre podemos intentar hablar con nosotros mismos.

4. No temas a equivocarte

Matthew Youlden habla 9 lenguas con fluidez y entiende 12 más. Aprendió su primer idioma extranjero, el griego, con sólo 8 años. Solamente porque le parecía algo divertido que hacer con su hermano gemelo, que también es hiperpolíglota. Piensa que empezar a estudiar idiomas desde la infancia le ha ayudado a perder el miedo a cometer errores. Aprendemos a base de equivocarnos y es importante que estemos preparados para exponernos a situaciones que pueden resultarnos embarazosas. De lo contrario, nos costará mucho mejorar. Cuantas más veces practiquemos, mayor será nuestra zona de confort y nos costará menos enfrentarnos a nuevas situaciones. Y esto solamente se consigue si no tenemos miedo a equivocarnos.

5. Aprender a conservar lo aprendido

De la misma forma que sucede cuando aprendemos a tocar un instrumento, cuantos más idiomas dominamos, más fácil resulta aprender el siguiente. Muchos idiomas pertenecen a familias lingüísticas comunes y guardan muchas similitudes entre ellos, lo que facilita el aprendizaje posterior. Por eso, si no queremos que se olvide, debemos seguir practicándolo.

Vladimir Skultety ya hablaba 3 idiomas antes de llegar a la adolescencia y hoy habla 8. Pero opina que llegar al final de la vida hablando 20 idiomas de verdad es muy complicado, ya que hay que seguir practicándolo después de haberlo aprendido. Lo cual es aún más importante cuando ya se han aprendido 5 ó 6. De lo contrario, empezaremos a perder nuestras habilidades rápidamente.

6. Viaja todo lo que puedas

Podemos aprender la gramática y el vocabulario básico desde cualquier parte, pero no cabe duda de que la mejor forma de aprender una lengua es viajando, ya que solamente de esta forma nos obligaremos a usarlo. Bebby Lewis habla 7 idiomas con sólo 20 años. Su lengua materna es el inglés y, aunque en el colegio dio clases de gaélico y alemán, nunca llegó a aprenderlos bien. Fue cuando viajó a España para estudiar una carrera, cuando perdió el miedo a equivocarse y aprendió español. Después se mudó a Italia y aprendió italiano. Y lo mismo hizo en Alemania, Francia, Brasil, Holanda, China y Bélgica.

Share

Comentarios y pings estn actualmente cerrados.

Comentarios cerrados.