Sí, tú también hablas un dialecto y no una lengua

dialecto

No importa de dónde seas, todo el mundo habla un dialecto. Desde la presentadora del telediario cuando termina de trabajar al más culto de los escritores. Puede que ahora mismo te sientas algo confundido, ya que lo que siempre hemos relacionado dialecto con un estilo de habla inferior minoritario no oficial.

Esto hace que la palabra dialecto esté llena de connotaciones negativas y que en muchos documentos oficiales se hayan adoptado otras palabras más neutras, como modalidad o variedad lingüistica para referirse a ello. Pero lo cierto es que los expertos no usan la palabra dialecto en sentido despectivo, sino para designar a una variedad del idioma que es compartido por una comunidad, es decir, la manera que tenemos de hablar nuestro idioma.

Debes saber que no solamente ocurre con el español, sino que todos los idiomas se materializan a través de dialectos que no siempre están asociados a un territorio en concreto. Y es que en nuestra forma de hablar no solamente influye la zona en la que hayamos crecido, sino tambiénnuestro nievl académico, los rasgos socioculturales por los que hemos sido influidos y la jerga que hayamos escuchado y que escuchemos a nuestro alrededor.

dialecto

Esto quiere decir que en España hay muchos dialectos. Y lo mejor de todo es que ninguno es mejor que otro, sino que todos son correctos. Técnicamente, los especialistas hablan de geolecto para referirse al dialecto de una zona, tecnolecto para el dialecto profesional y sociolecto para el nivel educativo. Todos ellos estudiados en una disciplina conocida como “Dialectología” Dentro de ella se encuadran dialectos de amplia geografía como el andaluz, el manchego o el extremeño, pero también otras variedades de zonas bilingües, como el español del País Vasco o de Cataluña. Y por supuesto, los dialectos sociales.

Por otro lado, debes saber que también existe una especie de dialecto no marcado al que tienden todas las personas, que se enseña en el colegio y se usa de manera oficial, siendo considerado como prestigioso. Lo más curioso es que, aunque todos los conozcamos, no es materno de nadie. Y tampoco es estable ni homogéneo, sino que va cambiando con el tiempo.

Cuando la mayor parte de la población vivía toda la vida en el mismo lugar en el que había nacido y no había tantos medios de comunicación ni acceso a la educación para todos, las diferencias dialectales eran muy pronunciadas entre unas zonas y otras. Esto hacía que hibiera muchísimas palabras para referirse a una misma cosa en función del lugar donde se residiera. Muchas de las cuales se han ido perdiendo en favor de la variante estándar. Lo que ha tenido mucho que ver con la gran movilidad geogáfica y social experimentada en nuestro país desde mediados del siglo XX y con la exposición a la lengua general de los colegios y los medios de comunicación, que ha hecho que se vayan perdiendo o matizando algunos rasgos muy identitarios de determinados dialectos de nuestra lengua.

A pesar de todo, hay que decir que los casi 500 millones de hispanohablantes que hay actualmente en el mundo no hablan el mismo dialecto. Diversos proyectos llevan varios añós investigando y recopilando palabras de las diferentes variedades territoriales del español, y con estos datos han creado una aplicación llamada Dialectos del español.

Una novedosa aplicación dentro del español queha seguido los pasos de otras aplicaciones similares del inglés y el alemán que han funcionado muy bien en sus respectivos países de habla. Esta aplicación ha sido diseñada por los profesores de universidad Miriam Bouzouita, Mónica Castillo Lluch y Enrique Pato y se encuentra disponible para sistemas Android.

Consiste en un divertido juego de preguntas donde solamente hay que elegir la respuesta que refleja nuestra propia forma de hablar espontánea. Por ejemplo, cómo llamas a un perro pequeño: perrito, perrete, perruco, perrillo, perrín o perrino. Según la opción seleccionada, estarás adscribiéndote como hablante de una zona concreta. Ese rasgo se irá cruzando con otras elecciones hasta conformar tu perfil dialectal.

Pero la aplicación también pregunta por otros rasgos relacionados con la manera de responder al teléfono o tus preferencias entre distints expresiones. Por ejemplo, si dices que el sombrero le tienes en casa, estarás apuntando a una zona del mundo hispánico debido al leismo. Y lo mismo ocurre su coges el sartén o la sartén por el mango.

Al finalizar el juego, la aplicación se aventurará a decirte se dónde eres en función de tu lengua en base a las respuestas que hayas dado. El gran reto al que debe enfrentarse esta aplicación es que no somos hablantes íntegramente dialectales. Todos sabemos qué significa la palabra guisante, aunque lo llamemos de formas distintas. Eso sí, el gran éxito de la aplicación es  tener en cuenta todo aquello que no se incluye dentro de lo que se conoce como “acento”. Reconocer un acento es relativamente fácil, pero solamente se hace la diferencia dialectal si se acompaña de unas determinadas características léxicas o9 sintácticas, que son las que se estudian en esta aplicación.

Share

Comentarios y pings estn actualmente cerrados.

Comentarios cerrados.