¿Cómo ser profesor de español fuera de España?

¿Sabías que actualmente hay unos 22 millones de personas en todo el mundo que estudian español? Un 11% más que en 2014. Además, el español se disputa con el chino y con el francés el segundo puesto en el ranking de las lenguas extranjeras más estudiadas, por detrás del inglés. Siendo la demanda especialmente fuerte en los países de habla inglesa. En Estados Unidos es el idioma más estudiado en todos los niveles de enseñanza. Y en el Reino Unido, el British Council lo ha calificado como la lengua del futuro.

Esto hace que ser profesor de español se una profesión muy prometedora. La demanda de profesores de español está creciendo en todo el mundo conforme aumenta la cantidad de estudiantes. La cuestión es que no basta con ser nativo y tener ganas de vivir en el extranjero. La realidad es que saber hablar español no capacita para dar clases. Para convertirse en profesor es necesario contar con formación específica y práctica. No es suficiente con estudiar un temario ni con perder el miedo a hablar en público. Es mucho más complejo. De hecho, pensar que por solo ser nativo se puede ser profesor de español es como pensar que podemos ser cocinero porque comemos cada día.

Para ser docente de español es fundamental conocer cómo funciona el idioma y comprender y analizar cómo se adquiere una segunda lengua, que no tiene nada que ver en cómo se aprenden otras materias o incluso una primera lengua.

La cuestión es que no existe un título universitario específico ni una acreditación oficial aceptada a nivel internacional. Es cierto que el Instituto Cervantes ha puesto en marcha este año un curso para obtener un diploma docente para cubrir esta necesidad, de momento los requisitos para ser profesor de español dependen de caa institución. Siendo el abanico de opciones de lo más variado: Universidades, colegios, institutos, academias, empresas.

En cualquier caso, lo normal es que en casi todo el mundo se pida una tituación universitaria y una formación específica en ELE. En el caso de las universidades además, es necesario contar con un máster y un doctorado. Y si se quieren dar clases de español en un colegio, lo más probable es que se pida un máster para dar clase, como sucede en España.

Así pues, lo primero que debes hacer para ser profesor de español fuera de España es ver a qué país quieres ir y qué es lo que se pide para poder formarse de manera específica.

Tradicionalmente, el cuerpo de profesores de español se ha alimentado de titulados en folologías y carreras relacionadas, como traducción. Pero con la crisis económica, el interés por esta profesión fue en aumento, ya que muchos vieron en ello una salida aparentemente fácil y rápida de encontrar trabajo en el extranjero.

En la actualidad, este interés parece haber vuelto a los niveles normales de una profesión que combina emoción con vocación, La oferta formativa se divide entre cursos y másteres. Hay al menos 30 posgrados de especialización en nuestro país y los cursos son muy variados: programas cortos y largos, presenciales y a distancia, con o sin prácticas…

Lo ideal es haber estudiado Filología Hispánica o Lingüistica Aplicada y complementar estos conocimientos con un máster ELE. Además, es recomendable hacer algún curso de especialización relacionado con la toma de contacto con las herramientas que son necesarias en el aula.

Y es que un buen profesor de español debe tener conocimientos  sobre la materia a impartir, capacidad para transmitir ese conocimiento y una sensibilidad especial para tratar con alumnos de distintas culturas. Pero sobre todo experiencia. Ponerse por primera vez delante de un aula llena de alumnos es un rito por el que se debe pasar mientras uno se está formando, no después. Además, es importante crear una complicidad con los alumnos y generar vínculos para que todo sea más dinámico.

Eso sí, hay que tener en cuenta que las oportunidades laborales de los profesores de español pasan, en la mayoría de los casos por marcharse al extranjero. En los centros de enseñanza de español que hay en nuestro país las plantillas ya están consolidadas y los pocos huecos que salen son temporales. Siendo además un sector muy sujeto a la estacionalidad, donde los sueldos son bajos.

Si se quiere ganar un sueldo bueno, es necesario marcharse a otro país, siendo Estados Unidos, Brasil y Francia las mejores opciones. Pero en Nueva Delhi, Manila y Pekín, por ejemplo, los centros del Instituto Cervantes no hacen más que crecer en alumnado. Lo más aconsejable, al menos al principio, es no intentar a sitios muy transitados, como Berlín, Londres o París, sino fijarse en ciudades medias y contextos no tan formales como academias privadas, centros para adultos y centros comunitarios, que es donde la mayor parte de los docentes empiezan a trabajar.

 

 

 

 

 

Share

Comentarios y pings estn actualmente cerrados.

Comentarios cerrados.